© horusmedia.de Ulrich Arndt
Alternative
Heilmittel
Alchemie &
Paracelsus-
Medizin
Diagnose &
Medizin-
Forschung
Ganzheitliche
Therapien
Selbsthilfe
& Ernährung
Spiritualität
& Wissenschaft
Urwissen
wiederentdeckt
Ganzheitlich
Denken &
Handeln
Freizeit, Kunst
& Reisen

LA ALQUIMIA Y LA MEDICINA PARACÉLSICA

Conectados con el Pulso de las Estrellas Conectados con el Pulso de las Estrellas Serie Alquimia Parte V
Aparecido en la Revista „Paracelso“  Número Enero 2004 (Pagina 12-17)

Deutsch Deutsch English English

Conectados con el Pulso de las Estrellas

Las energías de los planetas tienen efecto sobre todo lo que vive en la Tierra. Evocan también respuestas muy especiales en nuestros chakras y órganos. Por miles de años la alquimia y el ayurveda han enseñado sobre esto en forma similar. No ha sido sino recientemente que las energías de los planetas han podido ser medidas gracias al equipamiento moderno, demostrando así el antiguo conocimiento sobre curación que se conocía desde hace miles de años.

Ulrich Arndt

Parece cosa de magia que unas semillas germinando en un contenedor completamente cerrado pierdan peso cuando se aproxima la luna nueva y se desarrollan más de lo normal durante la luna llena, sin agregar ni quitar agua ni otra cosa alguna. Al mismo tiempo, la cantidad de sustancias químicas en las plantas cambia, lo que según la opinión de los científicos actuales no debería ser posible en modo alguno. Un elemento químico de la planta podría combinarse en un compuesto químico diferente, pero la cantidad total debería conservarse. Cualquier otra cosa, sería un cambio en los átomos, la llamada “transmutación” como el famoso cambio alquímico del plomo en oro; y eso simplemente sería imposible.
Pero podría ser que los famosos alquimistas como Paracelso simplemente observasen la naturaleza mucho mejor. Y podría ser por eso que ellos lograsen hacer un mejor uso que los científicos modernos de los efectos naturales de las esencias y remedios que producían en sus laboratorios. A las plantas no les importan en absoluto los hallazgos de los científicos de hoy acerca de la transmutación: A pesar de todo, el contenido de fósforo de una planta se eleva de modo inexplicable durante la luna llena y decae durante la luna nueva; sin embargo, el nivel de potasio se eleva durante la luna nueva y decrece en luna llena. Muchos científicos, como por ejemplo el químico doctor Rudolf Hauschka, que es conocido por sus cosméticos, lo han probado mediante prolongados experimentos. ¿Pero cómo puede la luna causar algo “científicamente imposible” cada 14 días?
Y no sólo la luna tiene un efecto tan profundo en nuestro organismo y en toda la materia de la Tierra;
otros planetas también influyen sobre las plantas de un modo ponderable. En principio, Marte incrementa el crecimiento de las plantas. Cuando Júpiter y el Sol están juntos en el cielo, o cuando están en perfecta oposición, se estimula el crecimiento. Por el contrario, éste se dificulta en condiciones similares entre el Sol y Saturno.
Científicos de la compañía farmacéutica naturópata “Weleda” han descubierto esto en muchos experimentos, y descubrieron que si se planta un vegetal en un recipiente hecho de hierro (sin contacto directo del recipiente con la tierra, o con la solución nutritiva) la influencia de Marte se hace más fuerte; en una maceta de cobre predomina la energía de Venus; en una maceta de estaño prima la influencia de Júpiter. Las energías planetarias se potencian exactamente con los metales con los que han estado conectadas según las enseñanzas de los tiempos antiguos. Como una especie de antena, los recipientes de metal intensifican la influencia de cada planeta. Mediante el crecimiento de las plantas, las viejas enseñanzas herméticas sobre la conexión entre los 7 metales y los 7 planetas pudo ser confirmada de un modo sensacional.

Los Metales como Antenas de las Ondas Planetarias

La investigación moderna de este antiguo conocimiento sobre la influencia de los planetas comenzó ya en los albores del siglo XX. Lili Kolisko, con la ayuda de los llamados diseños de cristalización (ciertos disolventes conforman patrones típicos individuales al cristalizarse) probó entre otras cosas el efecto del Sol sobre soluciones de oro, de la Luna en líquidos que contienen plata, y de Júpiter en soluciones de estaño.
El muy conocido pionero alemán en la investigación del flujo del agua, Theodor Schwenk, repitió los experimentos décadas más tarde y también experimentó sobre los eventos ocurridos cuando dos energías planetarias son concurrentes o se solapan, es decir cuando dos planetas están próximos el uno al otro en el cielo. Él observó, entre otras cosas, una conjunción (el encuentro de los planetas en el cielo) de cuatro días entre Marte y Saturno. En las investigaciones de “dinámica capilar “ (Steigbild) se mostraban cambios muy claros: los usualmente muy anchos patrones en soluciones que contenían plomo (el plomo pertenece a Saturno) desparecían más y más. Tan pronto como los planetas se apartaron de la conjunción, la cantidad y tamaño de las estructuras se incrementó.
De igual modo que los metales usados en macetas, o aquellos en solución, construyen una antena para las energías planetarias, éstos capturan sus poderes efectivos también en nuestro organismo. Algunos metales se concentran en ciertas regiones del cuerpo de un modo sorprendente. Estaño en la región oral, en los enzimas y en el hígado, o bien oro en el cerebro y el corazón, por ejemplo. Así, los efectos planetarios son más intensos que en cualquier otro lado del organismo. Los patrones de cristalización dieron una prueba de lo que es estar “en la misma longitud de onda” con un planeta. Soluciones de la sangre de un paciente cardíaco o una solución tratada de un músculo cardíaco de un animal, mostraron exactamente los mismos patrones cristalinos que las soluciones de oro y soluciones vegetales de la dedalera (Digitalis) – y todas fueron afectadas por la rotación del Sol. A eso se debe que las soluciones de oro y la dedalera sean valiosos remedios para las enfermedades cardiovasculares. Se confirma una vez más el antiguo conocimiento de los médicos alquímicos sobre la “relación” en la naturaleza; “como es arriba, es abajo” o, como Paracelso enfatizó: “no hay nada en la Tierra que no esté en el cielo”. Paracelso nos recordaba continuamente prestar atención a las signaturas (señales o características) de las plantas, metales y gemas. El brillante y cálido oro tiene el carácter del Sol, la defensiva ortiga rebosa con la energía de Marte, y la perla, altamente apreciada como esencia curativa por Paracelso, está regida por la Luna y el principio agua. Así, ciertos metales, plantas y gemas se conectan con los 7 planetas y en el ser humano con los 7 órganos principales y los chakras: “De modo que entendamos que el cerebro es la Luna, el pulmón es Mercurio, el riñón es Venus, la vesícula biliar es Marte, el hígado es Júpiter, el bazo es Saturno y el corazón es el Sol” escribe Paracelso.

Planet Tema Expresión Cualidad
Sol Principio original pater-no y dador de vida Vitalidad, autoconsciencia Cálido, picante, majestuoso
Luna Principio original reflector materno Ritmo, crecimiento Humedad, jugoso, viscoso, sórdido, rítmico,
Marte Principio original agresivo y activo Dinámica, energía Irritante, quemante, picante, rojo
Mercurio Principio original comunicativo Flexibilidad, comunicación Delgado, intrincado, ligero
Júpiter Principio original de desarrollo y formador Justicia, imaginación Recto, señorial, suave, amargo, aromático, saludable.
Venus Principio original armonizador Poder de los sentidos, sensualidad, belleza Armonioso, regular, redondeado, aterciopelado, rico, muy fragante, saludable
Saturno Principio original de despliegue y limitador Experiencia extrema, actividad de los sentidos superiores y de consciencia Longevidad, perenne, curvado, depresivo, resinoso, venenoso recio, tenaz

El Ritmo de los Planetas en nuestro Cuerpo

¿Son estas “afinidades selectivas” más que una construcción de nuestros pensamientos? Al menos una parte de las místicas energías de los planetas pueden ser científicamente probadas hoy en día. Junto con las ondas electromagnéticas, que oscilan entre la ionosfera y la superficie de la Tierra (las llamadas ondas Schumann), se pueden medir en la Tierra otras frecuencias llegadas directamente de los planetas. Principalmente, son vibraciones electromagnéticas entre los 0, 00166 hercios y los 5 hercios (hercio = vibraciones por minuto). Son más fuertes cuando el planeta relevante, o el Sol o la Luna, salen o se ponen en el horizonte local y cuando el cuerpo celeste está en el cenit. La razón de esto es que el campo electromagnético de la Tierra trabaja como un oscilador, y las ondas de los planetas, que son capturadas en esos momentos, inciden en cierto lugar con un poder más intenso. Continuamente “escuchamos” el sonido de los planetas y es casi imposible evitar sus vibraciones, dado que estas longitudes de onda pueden penetrar paneles de cristal, los muros de las casas y barricadas de tierra casi sin dificultad.
Pero especialmente en el orden de los 5 hercios se encuentran importantes ritmos de nuestro cuerpo.
dotNuestro sistema craneosacral pulsa a este ritmo, así como el sistema de presión de los líquidos espinal y cerebral. Una perturbación de este flujo puede conducir a una cantidad de diferentes enfermedades y problemas psicológicos.
dotTambién la vibración de nuestro músculo estomacal está en esta frecuencia y recientemente los científicos descubrieron la importancia del estómago y sus muchas neuronas, el llamado “cerebro estomacal”.
dotNuestras lentas ondas cerebrales también oscilan en esta frecuencia, especialmente cuando estamos en sueño profundo, profunda meditación o trance. Esas son exactamente las condiciones en las que podemos recuperar lo mejor, para “volvernos sanos mediante el sueño” y reconstruir nuestra fuerza, dado que podemos obtener un contacto óptimo con los efectos reguladores de las energías planetarias. Por medio de los planetas se nos sintoniza con un estado estable.
Hay una segunda área importante cercana a la frecuencia de entre 0 y 5 hercios, a través de la cual el organismo humano se conecta con los planetas. Es por medio de las microondas. El Sol y Saturno son transmisores de microondas especialmente intensas, mientras que la Luna es la más débil, en tanto que es un fuerte transmisor en el área mencionada anteriormente. Pero nuestro cuerpo, en especial las glándulas endocrinas, entran en contacto fundamental con las microondas. La carga eléctrica de las membranas celulares está también en este rango. De acuerdo con el científico alemán Prof. Fritz-Albert Popp, quien descubrió la Biofotónica, las microondas son las portadoras de la energía de los meridianos, esos flujos de energía que son regulados en la acupuntura china, como es de conocimiento general.
Nuestro organismo es mantenido dentro del apropiado equilibrio por medio de las ondas de los planetas, como un reloj controlado por radio. Pero ¿qué ocurre si la conexión del sistema vibratorio humano con las frecuencias naturales de los planetas resulta perturbada? ¿Qué pasa si la radiación de los teléfonos móviles y las microondas inciden en forma constante e incluso el sueño profundo recibe continuamente perturbaciones? El sistema energético humano tratará de regular el elemento que produce la interferencia. Esto podría funcionar por un tiempo, pero esta permanente actividad producirá una creciente sobrecarga. Esto conduce a desórdenes del sueño, alergias, agotamiento crónico o hiperactividad, inflamación crónica, desórdenes metabólicos y dolores difusos. Y por fin, puede aparecer una seria enfermedad en la parte más débil de nuestro cuerpo.
Según los médicos alquimistas, cada enfermedad está conectada a una falta o desequilibrio de la energía de los planetas. “No es la vesicula biliar la que causa la ira, sino Marte. Él nos torna iracundos…Cada enfermedad comienza en la constelación, y desde ella alcanza al cuerpo humano. O sea, que lo que sea que comience en el cielo, terminará en el cuerpo humano,” enfatiza Paracelso. Y así, los remedies desarrollados por él y otros alquimistas, “sintonizan” una y otra vez nuestro organismo con la melodía de los planetas. Y dado que los metales son las mejores antenas para las ondas planetarias, y al mismo tiempo es extremadamente difícil obtener de ellos una esencia curativa, son vistos como los remedios supremos de la alquimia, a la cabeza de todo, el Aurum Potabile, el altamente apreciado remedio universal, “el oro bebible de los alquimistas”.

Los Planetas son el Diapasón de los Chakras

Los chakras, los centros de energía y principios a modo de vórtice de la humanidad, también eran conocidos por los alquimistas. La ilustración alquímica mejor conocida de estos “sellos planetarios” se remonta al alquimista alemán Johann Georg Gichtel (1638–1710) de Regensburg, Baviera. Muestra el nivel vibratorio más bajo de los chakras, la llamada fase “Nigredo”, la “negrura” según el modelo de desarrollo de tres estados de la alquimia. Un estado en el cual, según la ilustración de Gichtel, los 7 vicios, o pecados mortales tales como el orgullo, la avaricia y la envidia reinan sobre la humanidad.1 Esta clasificación de los planetas y los chakras no es casual sino que tiene además asombrosos paralelos con la astronomía y las características de los metales:
Si colocamos los planetas y sus metales correspondientes ordenados según su conductividad del calor y la electricidad, el resultado será la misma secuencia de los planetas, y el orden coincidirá también con la velocidad orbital promedio. (ver gráfico)

Metal conductividad del calor conductividad de la electricidad velocidad de los planetas en grados de arco respuestas de los chakras en el oscuro estado de Nigredo
Plomo 8 10 Saturno 2 Chakra Coronario
Estaño 15 13 Júpiter 4 Chakra del Entrecejo
Hierro 17 20 Marte 18 Chakra Laríngeo
Oro 53 73 Sol 30 Chakra Cardíaco
Cobre 74 77 Venus 32 Chakra Plexo Solar
Mercurio 68 76 Mercurio 36 Bazo-/Chakra Sexual
Plata 100 100 Luna 392 Chakra Raíz

Esta respuesta de los chakras a la energía planetaria se compara en alquimia a la Caída del Hombre, igual a sumergirse en el desorden y en un nivel de vibración inferior: “Pero no fue sólo el alma de Adán y de Eva las que se estropearon o cayeron, sino todo lo relacionado con ellas. Por eso el fuego del alma infectó también la mente y el cuerpo, la mente y el cuerpo infectaron el aire, el agua y la tierra, y los forzaron a coincidir en la caída, en tanto que la mente y el cuerpo y el centro universal, o corazón, habían caído (…) Lo mismo ocurre en nuestro cuerpo cuando el corazón se enferma: que todo el cuerpo ha de enfermar,” describió esta caída de la humanidad Sincero Renato, alquimista y discípulo de Jakob Böhme. Mediante la desarmonía del elemento fuego, todos los otros elementos y con ellos la mente, el cuerpo y el alma caen en el mismo desorden. Pero según la alquimia, los cuatro elementos surgen de diferentes combinaciones de las energías planetarias; y cuando las energías planetarias se armonizan en el cuerpo humano, el “Adán caído” puede erguirse nuevamente y recuperar el estado de orden. Dijo el alquimista Julius Sperber en su famoso “Theatrum Chemicum”: “…El mundo creado originalmente por Dios (sinónimo de Adán) era completo y perfecto, igual en cualidad y naturaleza a la Piedra Filosofal (o la piedra de los sabios). Cuando el hombre cayó, Dios en su cólera condenó a la “tierra roja“ (alegoría del término Adán como el Hombre perfectamente creado), y destruyó sus proporciones innatas, revirtió la homogeneidad en heterogeneidad y las transformó mediante el movimiento de los elementos (y debido a esto, también a las ondas planetarias, que crean los elementos y sus respuestas a los chakras) en un denso conjunto de materia, seguido de corrupción y muerte.”
En esta interacción “oscura” entre planetas y chakras, dominan las fuerzas de la solidificación, que conducen a las enfermedades típicas: formación de toda clase de piedras, arteriosclerosis, inflamación de las articulaciones y de la columna, que se tornan “petrificadas” y “escleróticas” en cuerpo, espíritu y alma.

El “Árbol filosofal” El “Árbol filosofal” (los expertos en los símbolos secretos de la alquimia) con los siete planetas. En el triángulo inferior, los tres principios básicos, Sal, Sulphur y Mercurius, o los estados de transición Nigredo, Albedo y Rubedo entre el anciano y el joven. La interacción particular de las energías planetarias y los principios básicos nos hace envejecer o nos mantiene jóvenes.

 

Sincero Renato también indica cómo librarse del estado más bajo de vibración cuando hace referencia al corazón como “centro universal” aludiendo al chakra cardíaco. Según las enseñanzas alquímicas, ha de desarrollarse la habilidad de amar, y el proceso de fortalecimiento debe ser devuelto a su rítmico flujo. Y éste es precisamente el propósito de las esencias de metales y gemas de Paracelso, que están sintonizadas con las diferentes respuestas de los chakras a las ondas planetarias, la más elevada de las cuales es conocida como la fase Rubedo.1
Pero ¿cómo podemos saber en un estadio temprano, cuál es el proceso dominante en nosotros, si vibramos en el oscuro Nigredo o en el brillante Rubedo? ¿Cómo puede alguien ya desde el principio prevenir la discordia o incluso una “caída” dentro del Nigredo? Los médicos alquímicos usan una especie de diagnóstico constitucional. Analizan cuál de los tres principios básicos alquímicos, “sal“, “sulphur“ o “mercurius“ prevalecen en el individuo y, concordantemente, qué fuerzas planetarias.
dot Sal (en términos simples, la material física) representa el nivel Nigredo, la predominancia del proceso de densificación, y por tanto, las “enfermedades de la densificación“.
dot Sulphur (en términos simples, el alma) marca lo opuesto: la disolución, el proceso vitalizador. Sulphur representa el nivel medio de vibración de los chakras, llamado nivel Albedo. Si las fuerzas predominantes del organismo o algún órgano del cuerpo son sulphur, pueden ocurrir inflamación, fiebre, enrojecimiento así como también alergias.
dot Mercurio (en términos simples, el espíritu) simboliza los procesos de conexión, equilibrio y transmisión. Mercurio puede asimilarse al nivel Rubedo, el más elevado nivel de vibración. En este estado, las fuerzas de disolución y densificación trabajan juntas, en armonía en nuestro interior.
Sólo estamos en armonía en la respuesta de los chakras a Rubedo, bajo el dominio de los procesos equilibradores de Mercurio, y sólo entonces las energías vitales de los planetas, del Sol y de la Luna, pueden fluir a través de nosotros sin obstáculo y con plena fuerza. Entonces podremos finalmente transformar el “oscuro plomo” en nuestro interior en el “oro brillante”, tal como los brotes mencionados al principio.

cristalización
cristalizaciónLas figuras de cristalización muestran patrones similares cuando interactúan con poderes de efectos similares. Aquí las soluciones de oro (arriba), dedalera (centro), y células cardíacas (abajo). El oro y la dedalera se usan como remedios para enfermedades cardíacas y los tres exhiben una signatura o característica solar.
capillary dynamolysis
“Dinámica capilar” (Steigbild) investigaciones con una solución del plomo, “metal de Saturno”, durante una conjunción Marte-Saturno. Es claramente verificable que las energías de Saturno del plomo, que impulsan al fortalecimiento y a la formación, se ven reducidas por la influencia de Marte. Foto superior: Antes del encuentro de los planetas pueden apreciarse extensos patrones, Foto central: cinco días después, durante la conjunción casi todos ellos se han disuelto; Foto inferior: Luego de la conjunción, cinco días después, todos los patrones se ven nuevamente bien formados.

1 Ver también en el artículo “El Camino Hacia la Luz: las Enseñanzas de los Chakras en la Alquimia” en “Paracelso – Health and Healing ” número 12/I

Referencias :
Ulrich Arndt, Schätze der Alchemie: Edelstein-Essenzen, und Metall-Essenzen, ambos editados por la editorial alemana Hans-Nietsch-Verlag“, Friburgo (Alemania)
Informes sobre las pruebas de las Esencias de Paracelso: www.life-testinstitut.de und www.edelstein-essenzen.de

Bildquellen: ©Hans Nietsch Verlag

---------------- Anzeige ----------------
Bezug der Bücher „Edelstein-Essenzen“ und „Metall-Essenzen“ im Buchhandel
Bezug alchemistische Rubedo-Essenzen im Esoterikfachhandel.
Weitere Infos und Bezugsquellen bei:
allesgesunde
Otto-Raupp-Str. 5
79312 Emmendingen
Tel: 07641/9356-98
Fax: 07641/9356-99
E-mail: info@allesgesunde.de
Internetshop: www.allesgesunde.de

Für weitere Informationen beachten Sie auch die Partnerlinks

© horusmedia.de Ulrich Arndt

Bitte beachten Sie: Die Informationen dieses webs sind journalistische Aufbereitungen des jeweiligen Themas und ersetzen keine medizinische Beratung. Bei gesundheitlichen Problemen und Erkrankungen suchen Sie bitte zuerst einen Arzt oder Heilpraktiker auf.
Ausdrücklich sei zudem darauf hingewiesen, dass in Artikeln eventuell beschriebene Methoden, Therapien, Hilfsmittel und Nahrungsergänzungen lediglich Hinweise und Verfahren einer alternativen, esoterischen oder traditionellen Erfahrungs-Heilkunde darstellen und keine Heilmittel und anerkannte Therapieformen im Sinne der heutigen Schulmedizin sind.

upSeitenanfang up
| Home |Impressum | Links | Bücher & Seminare | Suche |
| Heilmittel | Alchemie | Diagnose | Therapien | Selbsthilfe & Ernährung | Spiritualität & Wissenschaft | Urwissen | Denken & Handeln | Freizeit |

© horusmedia.de Ulrich Arndt

Rechtliche Hinweise

Bitte beachten Sie:
Die Informationen dieses webs sind journalistische Aufbereitungen des jeweiligen Themas und ersetzen keine medizinische Beratung. Bei gesundheitlichen Problemen und Erkrankungen suchen Sie bitte zuerst einen Arzt oder Heilpraktiker auf.
Ausdrücklich sei zudem darauf hingewiesen, dass in Artikeln eventuell beschriebene Methoden, Therapien, Hilfsmittel und Nahrungsergänzungen lediglich Hinweise und Verfahren einer alternativen, esoterischen oder traditionellen Erfahrungs-Heilkunde darstellen und keine Heilmittel und anerkannte Therapieformen im Sinne der heutigen Schulmedizin sind.

copyright - Urheberrecht
Rechtliche Hinweise
Die Urheberrechte sämtlicher Texte liegen, sofern nicht ausdrücklich anders gekennzeichnet, bei Ulrich Arndt (im Folgenden der Autor genannt).
Inhalte dürfen nur zu Informationszwecken und nicht zum Verkauf oder zur Verbreitung zu gewerblichen oder politischen Zwecken verwendet werden. Kein Artikel, kein Auszug aus einem der Texte, keine Grafik oder Bild dürfen ohne schriftliche Zustimmung des Autors in irgendeiner Weise vervielfältigt, verbreitet oder öffentlich wiedergegeben werden. Ohne schriftliche Einwilligung des Autors dürfen die Datenbank oder Teile von ihr auch nicht in von Datenverarbeitungsanlagen verwendbare Sprachen übertragen oder übersetzt werden und dauerhaft gespeichert. Ausgenommen hiervon sind nur Vervielfältigungen, die technisch zum Zwecke des Einblicks in die Datenbank unumgänglich sind und nur vorübergehend vorgenommen werden.
Die Urheberrechte an Bildern und Grafiken liegen manchmal beim Autor, manchmal bei den Zeitschriften, in denen die Artikel erschienen sind, oder bei Dritten. Jegliche Nutzung bedarf der schriftlichen Zustimmung des jeweiligen Rechteinhabers.
Der Autor behält es sich ausdrücklich vor, Teile der Seiten oder das gesamte Angebot ohne gesonderte Ankündigung zu verändern, zu ergänzen, zu löschen oder die Veröffentlichung zeitweise oder endgültig einzustellen.

Markenrecht
Alle in Artikeln eventuell erwähnten Marken- und Warenzeichen unterliegen uneingeschränkt den Bestimmungen des jeweils gültigen Kennzeichenrechts und den Besitzrechten der jeweiligen Eigentümer. Verwendungen bedürfen der schriftlichen Zustimmung des Marken- und Rechteinhabers.

Links
Einige Seiten dieser Website enthalten Links zu externen Websites. Diese Links ermöglichen Ihnen den Zugang zu weiteren Informationen bestimmter Themen. Trotz sorgfältiger inhaltlicher Kontrolle zum Zeitpunkt der Verlinkung übernimmt der Autor keine Verantwortung und Haftung für die Inhalte externer Links. Für den Inhalt der verlinkten Seiten sind ausschließlich deren Betreiber verantwortlich.

Haftungsausschluss
Der Autor hat die Informationen der Artikel nach seinem Stand des Wissens zum Zeitpunkt der Entstehung des Artikels und mit journalistischen Sorgfalt erstellt. Sollten sich dennoch unvollständige, fehlerhafte oder illegale Informationen eingeschlichen haben, so bittet der Autor um Entschuldigung, übernimmt aber keinerlei Haftung. Mit den Artikeln dieser Website sind keine Angaben und keine Gewähr zur Eignung der darin enthaltenen Informationen für einen bestimmten Zweck verbunden. So übernimmt der Autor keine Gewährleistung und Haftung im Zusammenhang mit jeglicher Nutzung der Informationen auf dieser Homepage, und in keinem Fall kann er haftbar gemacht werden für besondere oder indirekte Schäden, Folgeschäden, entgangenem Gewinn oder sonstige Handlungen, die aus Nutzung der Informationen resultieren.
Sofern Teile oder einzelne Formulierungen dieses Textes der geltenden Rechtslage nicht mehr oder nicht mehr vollständig entsprechen sollten, bleiben die übrigen Teile des Dokuments in ihrem Inhalt und ihrer Gültigkeit davon unberührt.